Buscar este blog

miércoles, 16 de enero de 2013

Que tan "BIM" es un modelo BIM


Por definición, un modelo BIM debe contener información, no sólo geometría 3D paramétrica.

El uso de la información puede ser muy variado: obtener cantidades, generar listados de propiedades en forma de tablas, crear una lista de conceptos y materiales con sus claves y alimentar un programa de costos a partir de esas cantidades, listar áreas ocupables, ocupadas, construidas, son sólo unas de las pocas ventajas de crear un modelo BIM.

Mucha gente sigue pensando que al usar un software determinado que modela en 3D ya están haciendo BIM. No visualizan de forma clara, ni mucho menos inmediata, el impacto ni el trabajo necesario para alimentar con la información necesaria un modelo BIM.

Recordemos que BIM, por definición, es un proceso de generación, uso y administración de datos basado en un modelo. El uso de un software que permita el modelado de elementos paramétricos tridimensionales que permitan la actualización de la información, tanto geométrica como de datos del edificio es fundamental. Sin embargo lo más importante son los procesos, la alimentación, el uso y mantenimiento de la información.

Un modelo 3D puede hacerse con múltiples herramientas, pero no todas permiten la actualización en tiempo real de los planos, ni mucho menos de los datos asociados. La base de mucha información es la geometría del modelo, pero si esta no se enriquece, el alcance del modelo BIM es limitado.

Existe de hecho una métrica sobre madurez del BIM, que está disponible al público en la página del National BIM Standard. El uso de esa métrica en proyectos propios puede sorprender a muchos que se dicen conocedores de BIM. Para descargar la herramienta interactiva que permite medir pueden entrar al sitio del National BIM Standard V-2 desde aquí. Es necesario registrarse y el registro es gratuito.

Es común que en procesos de adopción, muchas personas se den cuenta que su concepto de BIM es erróneo, al ver que sus procesos visualizados quedan cortos al entender que se requiere planear adecuada y cuidadosamente una integración de sus departamentos y, sobre todo, de que mucha de la información que pensaban obtener debe ser provista al modelo de una forma u otra, por ellos.

En la actualidad muchos modelos que se generan con Revit u otro software BIM se utilizan básicamente para la detección de interferencias y la obtención de los planos de construcción. Si bien, esto es una ventaja del uso de modelos hechos con Revit, básicamente la detección de interferencias y un modelado 4D se puede obtener utilizando modelos de AutoCAD,  Navisworks y Project, sin añadir información sensible a un modelo.

Creatividad, uso apropiado de herramientas y procesos para añadir, usar y mantener información, entre otros, son necesarios para convertir un modelo BIM básico (que se puede obtener directamente con Revit) en un modelo rico en datos y, por lo tanto, en información que puede ser explotable para diversos aspectos. Muchos de ellos, más allá de la creación de documentación, detección de interferencias y modelado de la secuencia de construcción.

Aspectos como cantidades reales de obra, áreas libres, áreas utilizables, áreas construidas, análisis de consumos de energía, análisis de eficiencia( tanto energética como constructiva), capacidades requeridas e instaladas, alimentación de datos a presupuestos o estimaciones y muchos más pueden ser obtenidos directamente de un modelo BIM. Incluso elementos “vacíos”, como volúmenes de excavación para un presupuesto, o el uso de volumen en una bodega para la realización de un análisis costo-beneficio, pueden ser realizados en base a un modelo BIM con la información correcta alimentada en el modelo.

A menos que se cumpla realmente el uso de la Información de un modelo BIM, lo que se está haciendo con Revit es un modelado paramétrico.

Le diferencia radica en la correcta conceptualización, uso y hasta abuso de la información en un modelo BIM real.